1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

5 mantenimientos esenciales para tu bicicleta

5 mantenimientos esenciales para tu bicicleta

Una de las cosas que más dedicación necesita tras comprar la bicicleta de tus sueños, es saber cuáles son los mantenimientos esenciales que esta requiere para así disfrutarla al máximo. Sin duda, la mejor opción es encontrar un buen taller de bicicletas y dejar el resto en mano de los especialistas. No obstante, es fundamental que como dueño de la bicicleta la conozcas tan bien, que puedas reconocer cuando necesita mantenimiento y cómo hacerlo.

Tener  conocimientos sobre las posibles averías de tu bici y saber repararlas, te traerá muchos beneficios y uno de ellos es el económico. En este artículo encontrarás la información necesaria sobre cuáles son los mantenimientos esenciales para tu bici, cuáles requieren la participación de profesionales y aquellos que puedes realizar desde casa.

Top 5 mantenimientos esenciales que requiere tu bicicleta

Si de llevar la bici al taller se trata, debes asegurarte de que estas 5 revisiones se lleven a cabo de manera correcta.

1. Buena limpieza de la cadena

Hacerle un adecuado mantenimiento a la cadena con  regularidad, evita que esta acumule sucio y por ende, mejora su funcionamiento. Si utilizas la bici a diario, las posibilidades de que se acumulen grumos de sucio disminuyen, el problema viene cuando se mantiene estacionada y todo el polvo comienza a acumularse en la cadena.

Lo primero que hace el profesional es inspeccionar la cadena. De esta manera podrá darse cuenta con facilidad si alguna de las piezas que llevan a cabo el funcionamiento de la cadena está lo suficientemente  desgastada como para ser reemplazada. Luego de esta revisión, el siguiente paso es desmontar cada una de las piezas que conforman este mecanismo. Una vez fuera de la bicicleta, se procede a limpiar las piezas con una maquina especializada  o con un limpiador ultrasónico. Como último paso, queda montarlas de nuevo y ajustar los cambios.

averías más frecuentes

2. Revisar la suspensión

Cuando se habla de mantenimientos que deben ser atendidos por profesionales, la suspensión es la primera en la lista, sin pensarlo dos veces y sin arriesgarte, este aspecto debe ser tratado por un mecánico especializado en bicicletas. Es un trabajo tan delicado, que requiere de herramientas puntuales que pocos tienen en casa. Unos buenos amortiguadores y una horquilla en perfecto estado son esenciales, por lo que es conveniente dejarlos en manos de expertos.

No llevar la bici a una revisión de la suspensión con frecuencia es uno de los principales errores que los ciclistas cometen. Esperar a que la pieza esté tan desgastada como para ir por el repuesto no es la mejor forma de adivinar cuando llevarla al taller. Lo ideal es que tu mecánico de confianza la chequee cada cierto tiempo y evitar llegar al punto de tener que reemplazar la pieza de emergencia. Sin embargo, es aceptable que pocos sepan el momento exacto para hacerle mantenimiento a la suspensión, por esta razón dejamos una serie de consejos:

  • La suspensión se debe chequear al menos después de 110 horas montandola y realizado varios cambios. De lo contrario, es decir, si no has estado haciendo cambios,  este periodo se puede extender un poco, pero no se recomienda superar las 130 horas.
  • En caso de poseer diales, estos se deben abrir por completo.
  • Tener un buen ajuste de la precaria del aire. Si desconoces cual sería tu ajuste ideal, puedes revisar el website oficial de la marca de tu bici, en su mayoría los ajustes dependen del modelo de la bici y del peso del ciclista.
  • El SAG debe estar bien regulado.
  • Ajustar el rebote en función de tu peso y la utilidad que le das a la bici.
  • Como último paso, solo queda probar la suspensión.

Estos son pasos que llevará a cabo el mecánico, sin embargo como ciclista debes saber cuando la suspensión requiere una revisión y qué se realiza durante este proceso. Para llevar esto a cabo, el profesional deberá desmontar la horquilla y el amortiguador trasero.

3. El pedalier

Si tu bici comienza a emitir sonidos incómodos y de dudosa procedencia, lo más común es que se trate del pedalier. Las bicis que sufren más este problema son las que tienen sistemas integrados, esto se debe a que requieren cojinetes a presión y, con el paso del tiempo, estos se desajustan. Esta revisión se recomienda hacerla una vez al año, de esta manera aseguras que el sistema se encuentre limpio y los rodamientos giren sin mucho esfuerzo.

Este es un proceso muy sencillo, solo se debe desmontar el pedalier, limpiarlo, engrasar los cojinetes y chequear que las piezas no estén desgastadas. Si notas desgaste en la pieza lo mejor será reemplazarlas.

4. Buen cuidado de las ruedas

Ese momento en el que notas una inestabilidad repentina en la bicicleta, te indica falta de presión en las  ruedas. Una bici inestable debilita otros funcionamientos de la misma como el frenado y la adherencia, contribuyendo al desgaste de los neumáticos. Este tipo de revisión se puede llevar a cabo en casa, mientras no se prolongue y genere daños mayores, por esta razón se recomienda chequearlas si es posible, cada semana.

Se debe tener en cuenta que para un buen ajuste de las ruedas, se toman en cuenta factores como el peso del ciclista y el terreno en el que se encuentra la bicicleta, llevar un buen mantenimiento de las ruedas y neumáticos, permite que estas duren hasta diez años.

5. Purgar los frenos de disco

Aunque los sistemas hidráulicos cuenten con un sello resistente, a medida que pasa el tiempo es normal que este se vaya desgastando, dándole paso a impurezas, las cuales afectan de manera directa el frenado. Este proceso es más eficaz si se realiza por profesionales en un taller, sin embargo aquí te dejamos algunos consejos para tener un buen mantenimiento de los frenos de disco:

  • Evita utilizar líquidos de frenos, si tus frenos están hechos para recibir solo aceite mineral.
  • Lo más recomendable es que este aceite sea para bicicletas, sin embargo, cuando se necesita urgente uno de carro o moto puede funcionar por el momento.
  • Evita tocar los discos. Las yemas de los dedos son uno de los principales agentes contaminantes de los discos, llenándolo de huella y permitiendo que resbalen.
  • Si en realidad quieres cuidar tu bici, nunca frenes sin los discos puestos.
  • Ten cuidado con la cantidad de aceite que utilizas, en lugar de ayudar puede empeorar la situación.

Bien, si no estabas al tanto sobre cuáles son los mantenimientos esenciales que le debes hacer tu bici, ahora no tienes excusa. Recuerda que no es solo comprarla, mantenerla requiere de tu dedicación y compromiso.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] no son necesariamente inferiores a las bicicletas nuevas, todo depende de su calidad de fábrica, el desgaste de sus piezas y los fines para los cuales las […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Responder a ▷ ¿Comprar una bicicleta de segunda mano o una nueva? Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *