1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Descansando en invierno

Descansando en invierno - EnBici

Ya os hemos comentado en alguna ocasión que el descanso activo es parte del entrenamiento. Lo cierto es que ya es menos frecuente que con la llegada del invierno se deje de lado la bicicleta. Los apasionados de este deporte sabemos que hay formas de seguir disfrutando de la bicicleta incluso en los días más fríos. Pero no es menos cierto que aún hay quien prefiere ni mojarse, ni pasar frío. Para estos, cada vez menos, el cambio a otra actividad en el par de meses más complicados del invierno es una opción. Vamos a ver qué podemos hacer en estos meses fríos.

Descansando en invierno, alternativas

Seamos realistas en ocasiones no es solo el frío lo que nos para. Pueden ser el número de precipitaciones en la zona en la que nos movemos o nuestro propio calendario personal y profesional. No es una mala idea dedicarnos un tiempo a otras prácticas deportivas. Es incluso aconsejable, pero qué actividades deportivas nos ayudarán a mantener el tono muscular. Debemos elegir aquellas que trabajen nuestras capacidades aeróbicas. Vamos a ver algunas de ellas:

  • rutinas de gimnasio,
  • correr o el “running”
  • practicar ciclismo en interior,
  • la natación, siempre aconsejable,
  • el esquí de fondo,
  • o el patinaje, con patines en línea…

Rutinas de gimnasio

Lo primero de todo hacer rutinas de gimnasio, trabajos de fuerza, etc es una actividad perfectamente complementaria al ciclismo. Es más podríamos asegurar que altamente aconsejable compatibilizarlas. En el “frío invierno” aprovecha para trabajar la fuerza en el gimnasio. Nos ayudará a mantener el tono muscular. Para los que nunca han ido al gimnasio un consejo, no creas que estás obligado a levantar todo lo que puedas. No va de eso en absoluto. Lo mejor pide consejo a los instructores, dales toda la información y déjate aconsejar. Lo más importante de los ejercicios del gimnasio es su ejecución, no el peso con el que podemos tirar. Llevar la respiración adecuada al ejercicio y no ser bruscos al ejecutarlos. El trabajo en el gimnasio trabaja el músculo y el metabolismo basal. Esto es que después de las sesiones seguimos quemando calorías.

Correr es de cobardes…

No hay frase que más rabia me de, pues de una u otra forma nuestra vida es correr y correr… Encima de la bicicleta, en la mesa del despacho, con nuestra familia, en el coche… En fin lo cierto es que la actividad de correr, la carrera a pie es de esas actividades que puede o no ayudarnos como ciclistas. Me explico, mientras que muscularmente no es aconsejable, lo cierto es que cardiovascularmente sí lo es. Y ya hemos hablado de lo importante que es entrenar el cardio en nuestro deporte. Así que cuál es el truco para que lo positivo prevalezca sobre lo negativo, exacto lo has clavado “la moderación”. Correr es de esas cosas que con moderación nos vienen bien como ciclistas, pero que si abusamos son lo peor.

Cuando pasamos de la bici a correr a pie nos damos cuenta que la caja de cambios va perfecta. Pero ojo las piernas no piensan ni de lejos lo mismo. Y no hacer caso al cuerpo nos lleva siempre a sufrir lesiones recuérdalo. La razón está en que no son los mismos ni todos los músculos que usamos en la bici los que usamos corriendo. Corriendo lo que más se trabaja es la musculatura de la parte posterior. Así las cosas y dependiendo del tiempo que cambies de actividad el primer resentido será el cuadriceps. Para compensar su pérdida de fuerza el gimnasio será tu aliado.

Bicicleta en interiores…

Es cierto que se nos plantean diferentes opciones para seguir sobre la bici en interiores si fuera no hay posibilidades. Desde el uso de los rodillos al Spinning. Este último puede ayudar si no somos de los que llevamos bien la cadencia en carretera. Nos ayudará a subir la intensidad de esa cadencia, pero de nuevo volvemos a la “moderación”. No vaya a ser que nos vengamos tan arriba que salgamos lesionados de esta divertida práctica.

La natación…

Bien la natación es otra actividad que podría ser complementaria sin problemas con la bici. Trabaja en aeróbico e implica a grandes grupos musculares. Lo mejor es la ausencia de impactos al nadar, en eso gana al resto de posibilidades o alternativas. Solo tendrás que tener cuidado si sufres de alguna lesión en la espalda. Eso sí consejo muy útil, si nunca has aprendido la técnica de nadar, empieza dando un curso de natación.

Como no, el esquí de fondo…

Un deporte muy completo y que en los meses de invierno es cuando se puede realizar. Su ejecución implica grandes grupos musculares, además de necesitar un gran consumo de oxígeno. Es una práctica deportiva que en cuanto a frecuencias cardiacas es similar al ciclismo. Tampoco es de los deportes más agresivos, aunque obviamente puedes tener algún accidente. Desde luego no es aconsejable lanzarte a ello sin tener ni idea de esquiar. Pasarás más tiempo revolcado en la nieve que haciendo ejercicio…

Los patines en línea

Otra posibilidad es la de patinar en línea, es bastante similar a nuestro deporte. Al contrario que correr esta actividad sí fortalece nuestro cuadriceps. La postura inclinada al ejecutar los movimientos fortalece la zona lumbar. Ese gesto es similar al de estar sentado en la bici. Es otro deporte que no tiene impactos, lo que cuida nuestras articulaciones y no da opciones de lesiones. Entrena la velocidad de reacción y el gasto calórico es alto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *