1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Errores en la alimentación del ciclista

Errores en la alimentación del ciclista

Se acercan las Navidades y son fechas en las que el entrenamiento y sobre todo la alimentación saludable puede quedar en entredicho. Es habitual que los compañeros del pelotón con el que hacemos grupeta compartan sus consejos y trucos. Los hay de todo tipo, desde el cómo ser un latin lover, a consejos financieros, o incluso consejos para perder peso. Pero amigos míos entre nosotros, ni la mitad de las cosas que se hablan en las grupetas son aprovechables por todos nosotros. Porque lo que le funciona a uno no tiene porque funcionar con otro. Muchas veces los consejos e historias son de tercera, es decir de la historia de un familiar de un amigo de un compañero de la oficina. Vaya el teléfono escacharrado de toda la vida. Hoy veremos algunas de esas “historias” sobre alimentación que no son lo que parecen…

Errores en la alimentación del ciclista

Los errores en la alimentación del ciclista son en gran parte los mismos que los de cualquier deportista. Estamos hablando siempre del deporte aficionado claro, porque en la mayoría de los deportes profesionales la figura del nutricionista es una parte más del cuadro técnico. Aunque aún nos sorprenden artículos de como tal jugador de fútbol profesional mejoró su rendimiento al contratar a un nutricionista. En la mayoría de deportes y equipos profesionales el control nutricional es básico. Y no se impone a todos los deportistas la misma “receta”, y ese es el principal error en la alimentación de un deportista. Creer que lo de otro vale para ti. Así que si estás necesitando ayuda con el exceso o defecto de peso, te aconsejamos buscar un nutricionista deportivo.

Cero grasa para el ciclista…

Lo cierto es que en las charlas sobre lo que comemos o no el enemigo va por modas. Hubo una época que la grasa era poco menos que Satán. Ahora el demonio son los azúcares. No obstante todavía encontraremos quien aboga por cero grasa para el ciclista. Bien es un error pues no en vano la grasa es un nutriente básico para el ser humano. Su eliminación de nuestra dieta es un disparate. Con los avances y la realización de estudios concienzudos sabemos y tenemos localizadas grasas saludables. Así las cosas sabemos que hay que disminuir el consumo de grasas saturadas de animales, y subir el consumo de las monoinsaturadas y poliinsaturadas. De las primeras los frutos secos, frutas como el aguacate y por supuesto el aceite de oliva. De las segundas el pescado de agua fría. Comer grasas saturadas de animales de vez en cuando tampoco es algo grave.

A tope con los carbohidratos….

Hay grandes apasionados de la pasta, macarrones, espaguetis, caracolas, hélices, en todas sus variantes, con todos sus condimentos. Oye y no seremos nosotros los que hagamos ascos a una buena pasta a la carbonara… Pero como en todo en la vida el término medio es sinónimo de virtud. El equilibrio es fundamental y proveer al cuerpo de más carboihidratos y descuidar proteínas, fibra, grasa o minerales es un error. Así las cosas nada de esos platos en los que solo se ve pasta. Ya que estamos que la pasta sea integral. Que la relación entre pasta y proteínas del plato sea un sesenta treinta. El resto grasas que provengan del aceite de oliva o de frutos secos.

Para la bici, nada de fibra que luego me voy por la patilla…

Un clásico el que te dice que antes de subirse a la bici rehuye de la fibra. Achacando sus problemas digestivos a la ingesta de fibra como los cereales integrales. En muchas ocasiones puede que aún no hayamos acostumbrado a nuestro organismo al consumo de fibra. Estas cosas no se consiguen en un solo día. Debemos ser constantes con la alimentación. Al meter en la dieta fibra nuestra flora intestinal se va acostumbrado a la misma. Quizás no toleremos del mismo modo los diferentes formatos de fibra. La suerte es que podemos encontrar fibra en formatos muy variados. En la piel de frutas frescas, en el pan integral de levadura madre… Debemos buscar cómo introducir la fibra en el formato que mejor toleremos.

La leche ni probarla…

Otro clásico devenido de la experiencia personal y amigos, no todos tenemos la misma tolerancia a los mismos alimentos. Además de existir casos de intolerancias y esos no son globales, no todo el mundo los padece. Es cierto que hay personas que son intolerantes a la lactosa, que es la forma de azúcar de los lácteos. De no tener esa intolerancia debemos recordar que los lácteos son en si mismos una fuente de proteínas animales. También aportan calcio y vitaminas. Eliminar esa fuente solo puede ser motivada por algún problema de intolerancia, sino no creemos que existan mejoras que lo compensen.

Entrenar en ayunas adelgaza…

A ver de este asunto ya hablamos en el Blog. Os hablamos de cómo se comporta nuestro organismo entrenando en ayunas. ¿Funciona para todo el mundo? Pues como todo en esta vida, pues no. A algunos les compensa y a otros no les va a hacer ningún favor. Si el ejercicio que vamos a realizar es prolongado el desastre es colosal. Para hacer sesiones de cuarenta o cuarenta y cinco minutos puede servir bien. Si somos inteligentes llevaremos bebida con carbohidratos y comida energética para consumir tras los primeros cuarenta minutos. De esa forma podremos alargar el entrenamiento algo más.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *