1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

¿Por qué es importante hacer un estudio biomecánico de tu bicicleta?

estudio biomecánico

Tener una bicicleta no es solo saber manejarla y montarla todo los días, al igual que un coche, requiere de mantenimiento para que puedas aprovechar de su uso al máximo, y lo más importante, cuidar tu salud. Entre una de las tantas cosas que es indispensable hacer al momento adquirir una bicicleta, se encuentra el estudio biomecánico. Encontrar una bici que esté hecha a tu medida es casi imposible, no obstante, es muy sencillo mandarla ajustar a tu comodidad.

Hacer un estudio biomecánico para ciclismo es igual de importante que el chequeo médico anual. Y es que de nada sirve salir todos los días y subir montañas en bicicleta, si al terminar la ronda o incluso a la mitad, sentirás incomodidades o dolores que no deberían existir. Es por esto, que en ENBICI queremos dedicar este pequeño espacio para ampliar los conocimientos acerca de lo esencial que es el estudio biomecanico para el cuidado tu salud, evitando así cualquier tipo de lesiones al montar tu bicicleta.

¿Cómo te ayuda esto en tu entrenamiento?

El estudio biomecánico lo que busca es amoldar la bicicleta a tus necesidades. El ciclismo es una de las disciplinas más propensas a generar molestias, cada pedaleo, el sillín y la postura de la espalda son las principales causas que conllevan a las lesiones.

Con la llegada de la biomecánica todo esto pasó a la historia. Es la manera número uno en la que se puede asegurar el bienestar de tu salud al momento de practicar ciclismo. En pocas palabras, el estudio biomecánico lo que busca es estudiar las condiciones fisiológicas del ciclista con respecto a la mecánica de la bici y poner ambas en equilibrio, adaptando la bicicleta al usuario.

¿En qué consiste nuestro estudio biomecánico?

ENBICI ofrece servicios de estudio biomecánico para ciclistas. Son muchos los aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de realizar este examen, el primero es saber que se analizan por separado al ciclista y a la bicicleta, para luego proceder a realizar ajustes.

La segunda, es que el tipo de análisis dependerá de lo que practique el ciclista, es decir no es lo mismo las necesidades de un ciclista de montaña, que las del que práctica triatlones. Luego de realizar el estudio de ambas partes, se procede a los ajustes métricos, comenzando en la mayoría de las veces con la altura del sillín y el manillar, y la relación que debe existir entre ambos.

Sin embargo, tener la bicicleta lista para las necesidades del ciclista, no asegura que este no sufra lesiones debido a que existe un factor extra, las costumbres equivocadas que pueda tener al montar la bici. Es muy frecuente que estas estén relacionadas con la postura, pues la mala posición es la manera de compensar la falta de biomecánica de la bicicleta.

Etapas del estudio biomecaánico

Exploración en camilla

Este paso es indispensable, le permitirá al encargado de llevar el análisis, conocer aspectos de suma importancia del ciclista como la flexibilidad y equilibrio. Además, es necesario que el ciclista deje en claro cuáles son sus necesidades y la disciplina que practica con la bici, pues todas las modalidades cuentan con una postura diferente.

Interpretación del especialista

Al finalizar la primera fase y luego de una buena comunicación entre el ciclista y el especialista, se le dará inicio a los análisis.

Un buen biomecánico debe reconocer a simple vista los siguientes aspectos:

  • Alineación de las caderas
  • Grado de rotación de las articulaciones
  • Nivel de simetría o dismetría de las extremidades

Con esto se puede tocar otro punto importante, es poco probable que existan dos análisis exactamente iguales. Cada persona es diferente y cada especialista analizará estas características de manera diferente. Aquí no aplican las denominadas “leyes universales”.

averías más frecuentes

Observación en movimiento

Esta fase se debe llevar a cabo con el ciclista y su bicicleta habitual. Aquí el biomecánico debe analizar a detalle cada movimiento que realice el atleta, contando también con que este lo haga de la manera más natural posible. La atención estará enfocada en los ángulos y en la extensión de las extremidades del ciclista.

Análisis de ángulos

Aquí el especialista observará al ciclista desde diferentes perspectivas para así captar a detalle los puntos claves. Este análisis se lleva a cabo con diversos métodos, sin embargo el estudio tridimensional es el más completo. La vista lateral facilita la observación de los distintos ángulos que trabajan las articulaciones como también permite que la corrección de cierto aspecto mecánico sea más fácil.

Ajuste de calas y tronco inferior

Luego de realizar la evaluación y reconocer las necesidades del ciclista, se procede a las modificaciones en la bicicleta. Lo primero siempre será ajustar las calas de los pedales, si estás no se adecuan a la posición en la que el ciclista demostró sentirse más cómodo, así se realice a la perfección el resto de los cambios, todo perderá valor. Las calas son la base de todo.

Troncos

Para el tronco inferior, los pilares son el retroceso del sillín y la altura. Para el tronco superior, las bases son la altura del manillar y longitud de su potencia. Un buen ajuste de estos permite corregir más adelante aspectos como extensión de los brazos, el ángulo de los codos y flexibilidad cervical.

Comprobar el resultado

Como último paso está verificar que todo el proceso haya sido exitoso. Desde la comodidad del ciclista hasta su rendimiento. Este momento se aprovecha para guardar las medidas del ciclista y las modificaciones de la bicicleta en caso de alguna falla o para el simple mantenimiento.

De esta manera, con todo los ajustes realizados de manera correcta se podrá aprovechar al máximo el momento de estar sobre la bicicleta. Sentir la comodidad que se buscaba permitirá que el rendimiento sea mayor, esto sin contar que durante el estudio biomecánico también se explican técnicas de pedaleo, las cuales tienen como finalidad enseñar a controlar el peso del cuerpo para aumentar el rendimiento disminuyendo el esfuerzo. Así que sin dudarlo, es necesario un estudio biomecánico si se acaba de adquirir una bicicleta o en su defecto, si ya se han sufrido lesiones a causa del uso de la bici.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *