1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

La muerte súbita

Muerte súbita

La muerte súbita es un fenómeno del que cada cierto tiempo no tenemos más remedio que hablar. Sucesos en el deporte profesional e incluso en el popular nos hacen hablar del mismo. Los datos dicen que algo más de cien personas sufren muerte súbita en la práctica deportiva. Hablamos tanto de profesionales como de amateur. Si en algo coincidiremos todos los que practicamos deporte es que lo hacemos para mejorar o mantener nuestra salud. EnBici cree que es importante que como practicantes de deporte sepamos y conozcamos los riesgos y beneficios del mismo. Hoy hablamos de la muerte súbita.

Muerte súbita, qué es

Para la Fundación Española del Corazón la muerte súbita es “la aparición repentina e inesperada de una parada cardiaca en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado”. Para que sea considerada muerte súbita en los deportistas, se ha de producir durante la práctica deportiva o una hora después de ésta. Los reconocimientos médicos, las pruebas de esfuerzo, son medios para localizar los problemas cardíacos ocultos. Lo cierto es que no pueden evitar el 100% de los casos, pero es más que posible reducir el número de fallecidos con esos controles.

Causas de la muerte súbita en deporte

La causa de este tipo de muerte es una arritmia cardíaca. Conocida como fibrilación ventricular, pero está viene sobrevenida siempre por una patología cardíaca. El corazón pierde la capacidad de contraerse como hace normalmente y termina por dejar de latir. En primer lugar se pierde el pulso, a los segundos el conocimiento y se deja de respirar. Es fundamental que el afectado sea atendido cuanto antes. Una buena primera atención puede ser la diferencia entre perder o no la vida. Es cuestión de minutos y la consecuencia terrible, los datos dicen que solo cinco de cada cien se recuperan antes de llegar a un hospital. Aunque se conocen muchas patologías que derivan en este final, no es menos cierto que algunos casos tienen un origen desconocido.

Patologías cardíacas detrás de la muerte súbita

Como no puede ser de otra manera cada vez hay más estudios sobre este asunto. Se estudian diferentes grupos por edades, por los países de origen, etc. De momento esos estudios coinciden en localizar estas patologías como causas de la muerte súbita.

Para deportistas mayores de treinta años: la cardiopatía isquémica, o enfermedad ateromatosa coronaria. (EAC) Las paredes de las arterias tienen unas lesiones específicas, a resultas de ellas las arterias se van obstruyendo. En el momento de una exigencia física mayor, la sangre no llega en cantidad suficiente al corazón, provocando la muerte súbita.

Para deportistas menores de treinta años: hay dos causas principales, la miocardiopatía arritmogénica (MCA) del ventrículo derecho, y la miocardiopatía hipertrófica (MCH). Ambas suelen tener un origen hereditario. La primera se trata de la destrucción de tejido muscular, y su sustitución por tejido adiposo. Al hacer ejercicio de alta intensidad se producen arritmias cardíacas. En la segunda las paredes del corazón aumentan su grosor, hipertrofia. Esto dificulta la salida de sangre del corazón, obligando a éste a bombear con mayor intensidad.

Incidencia y deportes de riesgo en muerte súbita

La verdad es que los casos de muerte súbita en deportistas son una cuestión muy tratada por los medios de comunicación. No en vano el impacto social de estos sucesos es grande. Más la contrario la incidencia de este tipo de muerte en deportistas es baja. Pensemos en el gran número de deportistas que existen en nuestro país y los poco más de cien casos al año. De ellos el noventa por ciento son varones de mediana edad. Lo cierto es que nuestro nivel deportivo, es decir si llegamos a nuestro rendimiento más alto, no garantiza el no sufrir enfermedades coronarias.

El deporte, la vida activa tiene miles de beneficios frente a una vida sedentaria, sin ninguna duda. Pero al tiempo la actividad deportiva intensa incrementa la posibilidad de la muerte súbita. Es lógico las respuestas de nuestro organismo al esfuerzo someten a éste a mayor frecuencia cardíaca, mayor presión arterial, en definitiva el corazón tiene un mayor nivel de estrés.

No existe ninguna correlación que indique que uno u otro deporte tiene más riesgo. El riesgo no se marca por la modalidad deportiva, sino por la intensidad con la que se practica. Además de la existencia de una patología que desencadene este desenlace. Así que si en algún momento leéis alguna información del tipo “practicar tal modalidad es deporte de riesgo en Moderdonia”, de lo que hablan es en realidad de que se trata del deporte más practicado en Moderdonia. Es una simple cuestión de números, a más practicantes, más probabilidades.

Se puede prevenir la muerte súbita en deportistas

Aunque nada es infalible lo cierto es que los controles médicos adecuados sí que pueden evitar la mayoría de las muertes. Es en el deporte amateur donde existen más probabilidades, y la razón es que no todos pasan controles médicos. En esos controles médicos se nos hacen pruebas como electrocardiogramas y ecocardiogramas. Análisis de sangre, pruebas de esfuerzo, resonancias magnéticas o TAC. Los datos que arrojan estas pruebas no pueden ser valorados individualmente. Hay que hacerlo de forma global con antecedentes personales y familiares. Además de exploraciones físicas detalladas.

Sin duda la prueba de esfuerzo es fundamental para saber si el corazón está preparado para responder a nuestra exigencia deportiva. Acudid a centros especializados y con experiencia. Las pruebas de esfuerzo pueden detectar enfermedades coronarias silenciosas. Que no son otra cosa que esas patologías que pueden devenir en una muerte súbita. Entendemos las reticencias que se puede tener a “visitar al médico”. Pero pensad que por encima de todo está vuestra salud y la vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *