1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Preparación específica, en la temporada

Preparación específica temporada - EnBici

Hoy hablamos de la preparación específica dentro de la temporada. Hace unas semanas nos dedicamos al acondicionamiento general. Encontrar nuestra rutina de entrenamiento es fundamental para afrontar con garantías los objetivos de una temporada. El ciclismo se puede tomar simplemente como un divertimento, o afrontarlo como un reto constante para conseguir superar nuevos objetivos. Cualquiera de las dos formas son totalmente válidas, y perfectamente asumibles.

EnBici ciclismo para todos

Como sabéis EnBici es mucho más que un lugar donde tenéis ofertas en bicicletas de carretera y demás accesorios para bicicletas. Tenemos un taller Shimano Service Center. En el os ofrecemos nuestro compromiso de efectuar la reparación de tu bicicleta en 72 horas. Para nuestros clientes y amigos tenemos nuestro servicio de estudio biomecánico para ciclistas, nuestro servicio de Bikefitting. Puedes venir a vernos en nuestro horario:

IMPORTANTE: Desde el 1 de Diciembre, horario de Invierno: L-V: 10.00h a 14.00h y 16.00h a 20.30h  S: 10.00h a 14.00h

¿Conoces ya EnBici?, ¿no? y a qué esperas. Ven a nuestra tienda en Calle de la Fantasía esquina con la Calle de la Magia, sin número, ¿sugerente verdad? Déjate llevar por la fantasía, sumérgete en la magia de Enbici, y vive una realidad inolvidable.

Preparación específica temporada - EnBici

Preparación específica

Después de haber cubierto la fase del acondicionamiento general, llegaremos a este punto de la temporada en perfectas condiciones. Da un poco igual que esa primera fase haya durado ocho o doce semanas, nuestro organismo está preparado para los esfuerzos a los que le vamos a someter. Es justo en este momento de la temporada, antes de empezar con la preparación específica cuando es aconsejable hacernos una prueba de esfuerzo.

La fase de preparación específica tiene una duración de entre seis a ocho semanas. Los entrenamientos de calidad y la supercompensación serán los ejes de la misma. Pero, ¿qué vamos a ganar en esta fase de preparación específica? A continuación vamos a enumerar algunas de ellas. El entrenamiento específico mejora las enzimas glucolíticas, esto ayuda a la transformación del glucógeno para que las células hagan su trabajo. La preparación específica ayuda a subir el nivel del umbral anaeróbico. Conseguiremos desarrollar y mantener nuestra velocidad y la fuerza. Y por supuesto se mejora el metabolismo anaeróbico.

Nivel de entrenamientos

En la fase de preparación específica el volumen de kilómetros no es lo que tiene más relevancia. El entrenamiento debe buscar la mejora de nuestras cualidades. Entrenar la velocidad, la resistencia, esos son los verdaderos objetivos del mismo. Tiene toda su lógica, imaginad que seguimos subiendo y subiendo el volumen de kilómetros. Ese aumento nos llevaría de cabeza a lo que llamamos sobre-entrenamiento. Con él se entorpece el poder aumentar la frecuencia cardíaca.

En cuanto a la posibilidad de introducir en esta fase alguna prueba, podemos asegurar que en principio no es mala idea. Las pruebas cicloturistas pueden venirnos bien, pero no debemos perder de vista que es imposible que en ellas nos encontremos a nuestro verdadero nivel.

La competición

Si los esfuerzos del periodo de acondicionamiento general, más el trabajo de calidad de la preparación específica se han realizado correctamente estaremos ante una temporada magnifica. En cambio si tuvimos errores de base, como un volumen inadecuado de kilómetros nuestra forma estará en entredicho. Durante la competición debemos cuidarnos de no hacer esfuerzos baldíos entre semana. La competición se desarrolla los fines de semana y es ahí donde debemos poner nuestros sentidos y esfuerzos. Según avance la competición podremos meter entrenamientos de fuerza. La razón es que según avancemos podemos ir notando la pérdida de ésta.

Las transiciones…

Si las fases de acondicionamiento general y la específica son importantes, no lo es menos el paso a la inactividad. No es nada aconsejable parar de golpe, de estar en fase de competición a dejar la bicicleta. Los parones abruptos no son buenos para nuestro físico. Y tampoco lo es para nuestro factor psicológico. En definitiva no podemos aparcar la bicicleta y con ella el ejercicio físico.

Hay varias teorías sobre como afrontar las transiciones. Sobre la mesa hay tres opciones bien diferenciadas. Por ejemplo aquella que dice que las transiciones se deberían hacer con la práctica de otros deportes. Lo que se conoce como el entrenamiento cruzado. Otra de las opciones es un parón de una semana antes de la vuelta a un acondicionamiento general. Y por último la teoría que asume que el parón debe ser total y de unas cuatro o seis semanas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *