1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
,

¿Qué tener en cuenta al comprar un portabicis?

¿Qué tener en cuenta al comprar un portabicis?

Hacer ciclismo es una de las actividades físicas más saludables y completas, y puede llevarse a cabo en un sinfín de ambientes, ya sea que se practique en carreteras, en montañas o incluso en competiciones o triatlones. Pero trasladar la bicicleta de carretera hasta esos lugares donde se planea hacer ciclismo puede resultar en una tarea complicada, y muchas veces, por un montón de razones, no resulta factible ir pedaleando desde que se sale de casa.

Para estos casos, la mejor opción es trasladar la bicicleta en coche, que es posible abatiendo los asientos traseros. Claro, aquí también entran en juego ciertos factores, como el tamaño del coche o el tamaño de la bici, además de las medidas de seguridad requeridas para reducir el riesgo de accidentes dentro del vehículo. Entonces, ¿cuál sería la mejor manera para transportar las bicicletas en coche? La respuesta es sencilla: los portabicis. Los portabicis son elementos o dispositivos que se pueden conectar o instalar en el coche (hasta en autobuses) en diferentes partes y de diferentes maneras. Y no solo son seguros, sino que no le hacen ningún tipo de daño al coche ni a las bicicletas.

¿Los portabicis son fiables?

Favorecer la comodidad de las personas fue unas de las principales razones para la creación de los portabicis. De igual forma, se concibió la idea pensando en reducir los accidentes dentro del coche cuando se transportaban las bicicletas. Estas herramientas son más seguras que llevar la bicicleta dentro del coche con los asientos traseros reclinados, pues en esta última situación, la bicicleta puede moverse dentro del coche sin estabilidad alguna (cosa que es muy peligrosa, pues yendo a una velocidad de 56 kilómetros por hora, la bici puede multiplicar su peso 35 veces en caso de un frenazo).

Otra de las dudas que la gente suele tener es que si los portabicis son legales, y la respuesta es afirmativa. Son legales, pero de igual forma hay que tomar ciertas precauciones para ir de la mano con la ley. Estas son:

  • Siempre se deben dejar visibles tanto la matricula del auto como sus luces traseras.
  • Siempre se debe usar una señal V20 reflectante para informar a los conductores de que el coche está llevando una carga.
  • El ancho del vehículo será el margen de posición de las bicis, las ruedas no pueden sobresalir a los lados o habrá que desmontarlas durante el viaje.
  • El peso total (cargas vivas + bicicletas) no puede sobrepasar el peso límite marcado por el fabricante del vehículo.

Tipos de portabicis

Existen varios tipos de portabicis para que cada persona pueda escoger el que mejor se adapte a sus coches y a sus comodidades. Cada uno de estos comparte similitudes esenciales, pero varían en la parte del coche donde son colocados o en su método de agarre.

De techo:

Como su nombre lo indica, se colocan en el techo del coche y son los más conocidos. Se usan correas para fijar las bicicletas al portabicis, que está hecho de materiales metálicos resistentes para estar expuestos. Lo que hay que tener en cuenta para escoger un portabicis de techo es que son los de uso más sencillo y también son los más económicos, pero su uso es para una sola bicicleta.

Entre las ventajas de estos está la facilidad de uso. Estos se conectan a las barras de techo del auto (es necesario que el coche cuente con ellas) y gracias a esto, no hay que preocuparse por desinstalarlo cuando no se esté utilizando, pues no interfiere con nada.

El trabajo tedioso viene cuando toca subir la bicicleta de carretera (que puede pesar hasta 12 kilos) al techo del coche, y que cuando está allí, hay que tener cuidado al circular con el coche para evitar pasar por lugares con poca altura que puedan estropear o golpear la bici.

De portón trasero:

Así como suena, estos se instalan en la puerta trasera de los coches. Este tipo de portabicis cuenta con un diseño liviano y una estructura resistente, y puede transportar desde 1 hasta 3 bicicletas, aguantando hasta 45 kilos. La forma de instalar estos portabicis no es tan sencilla, pero puede hacerse de forma rápida cuando se le coge el tranquillo: después de apoyar las gomas/espumas protectoras de los soportes sobre el portón y vidrio trasero, hay que sujetar las correas (suelen ser 6) a la misma puerta y ya está.

Las ventajas de estos es que son ideales para las familias, son ligeros y son muy seguros para las bicicletas, pues las sostienen desde sus cuadros. Y lo que juega en su contra es que bloquean la visión trasera del coche y no permiten que se abra la puerta del maletero, ya que así se soltarían las correas que lo sostienen. En el ámbito legal, al usar estos portabicis siempre se deben aplicar las precauciones mencionadas anteriormente: dejar visible la placa del auto, se tiene que usar un reflectante y las ruedas no pueden sobresalir de forma desproporcionada; o sea, sujetar las bicicletas debe hacerse de manera centrada.

De bola o remolque:

Justo como si se tratara de un remolque, estos portabicis son elementos independientes que se anclan a la parte trasera de los coches. La ventaja es que soportan una mayor cantidad de bicicletas que los otros dos tipos, llegando a 4 bicis. Estos portabicis son los menos comunes entre sus compañeros anteriores porque su uso requiere que los coches cuenten con ciertos complementos. En específico, es necesario que los coches tengan una bola de remolque. Además, hay que ser cuidadosos porque este portabicis hace que la longitud del vehículo sea mayor.

Usar estos portabicis es mucho más cómodo que usar los otros dos tipos anteriores. Acceder a las bicicletas es sencillo porque están a un nivel más cercano al suelo, y por tener una silueta de parrilla, montar y desmontar las bicis no cuesta más de cinco minutos. Para instalarlo solo es necesario encajar los ganchos de seguridad de los portabicis a la bola de remolque del coche y la tarea está lista. Es rápido y sencillo, y cuando se desmontan las bicis, algunos portabicicletas se pueden plegar para no ocupar tanto espacio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *