1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Test de rendimiento

Test de rendimiento - EnBici

La semana pasada os hablamos de los umbrales de entrenamiento, hoy toca hablar de los test de rendimiento. Estos test de rendimiento serán los que nos indicarán dónde están nuestros umbrales de entrenamiento. Para mejorar tu faceta deportiva debes medir tus resultados. Esas mediciones te enseñan el camino que debes seguir para mejorar. Es necesario tener mediciones que te indiquen si el entrenamiento está dando frutos. En diferentes momentos del curso debemos tomar datos para saber qué funcionamiento tiene el entrenamiento y si se debe cambiar algo.

Test de rendimiento, parámetros

Para seguir perfeccionando nuestro rendimiento en el ámbito de la práctica ciclista debemos conocer datos de parámetros concretos. Los parámetros que debemos recabar son fisiológicos y de rendimiento. Vamos a ver cuáles son los datos de cada parámetro que nos interesan recabar.

Entre los parámetros fisiológicos buscamos los datos cardíacos, el intercambio gaseoso, la producción láctica, los datos hematológicos y bioquímicas. Estos datos se deben medir tanto en reposo como en situaciones de esfuerzo. En cuanto a los parámetros de rendimiento nos encontramos dos principales, la velocidad y la potencia. Para recabar estos datos se pueden hacer análisis de sangre, test en laboratorio y de campo.

Test de rendimiento, análisis de sangre

Con un análisis de sangre tendremos los datos hematológicos y bioquímicos en reposo. Estos análisis nos pueden ofrecer la información de que nuestros parámetros están dentro del rango de normalidad o no. De todos los medios de medición este no nos ofrece datos para mejorar físicamente. Pero sí que pueden hacernos saber porqué estamos ante una fase de bajo rendimiento. Alguna carencia que nos impide hacer el ejercicio de la forma más eficiente.

Test de rendimiento, test de laboratorio

Al contrario que con los análisis de sangre este tipo de mediciones nos ofrecen un gran número de datos. Tanto fisiológicos como de rendimiento. Lo mejor de todo es que estos datos son muy fiables. Entendamos que el contexto de estas pruebas es totalmente controlado, la humedad del ambiente, la temperatura y la resistencia por ejemplo. Una gran ventaja de este tipo de mediciones es que se pueden comparar las de diferentes periodos, dando mucha más riqueza al estudio. Son menos específicos que los test de campo y tienen un coste económico que depende del bolsillo de cada uno puede ser considerable.

Estas pruebas se hacen en lo que se llama “cicloergómetro”, en él se reproduce el gesto del pedaleo. Pero claro en un ambiente cerrado con lo que no tenemos los condicionantes que al aire libre solemos encontrarnos. Nuestro hábitat natural es el campo o la carretera y es evidente que no es lo mismo que un laboratorio cerrado. Luego cada laboratorio tiene un método de medición. Hay métodos de test progresivos en rampa y que va subiendo la carga hasta llegar a la máxima que podamos mantener. Otros miden por escalones o bloques de tiempo y cargas diferentes. Estas mediciones miden la potencia, y los datos cardíacos se miden por electrocardiograma. También hay pruebas que incluyen la toma de gases y/o la medición de lactato.

Test de rendimiento, test de campo

Este tipo de test lo podemos hacer nosotros mismos con nuestra bicicleta y en carretera. Dependiendo un poco de los medios con los que podemos contar tomaremos más o menos datos. Empezando por lo más simple el cronometro y una distancia medida. En una distancia medida podemos tomar la velocidad media en diferentes momentos del año. Este sería el indicador de evolución del rendimiento. Claro que no siempre hace el mismo viento ni la misma humedad, por lo que será conveniente apuntar esos datos en cada momento que hagamos este test. Otro de los medios que podemos usar y que está al alcance de cualquiera es el pulsómetro. Usado en tests largos las pulsaciones medias pueden usarse para calcular el umbral anaeróbico.

Sin duda lo que sí es importante en un test de campo y a la postre su verdadera funcionalidad es la potencia. Para ello usaremos un potenciómetro. Con este aparato ya no es tan importante el contexto o las condiciones en las que se hace el test. Pero seguimos insistiendo lo mejor es realizar los tests en las mismas condiciones y en el mismo lugar. Para este tipo de test lo más importante es la duración del mismo. Por ejemplo nuestro rendimiento aeróbico máximo se mide en test de entre tres y seis minutos. Para medir la resistencia aeróbica las pruebas son de entre veinte minutos y una hora.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *