1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

¿Sabes la presión correcta para las ruedas de tu bicicleta?

Sabes la presión correcta para las ruedas de tu bicicleta

En una bicicleta todo debe calibrarse en su justa medida. Lo mismo aplica para la transmisión de la bicicleta como para los neumáticos, por lo que es vital que atiendas a la presión correcta para las ruedas. No cualquier presión basta, no debe ser ni muy abundante ni muy escasa. Tanto la ausencia como carencia de presión pueden devenir en accidentes o averías que posteriormente tendrás que resolver invirtiendo mucho más dinero. Colocar la presión correcta para las ruedas no es por ello, un mero asunto de economía, lo es ante todo de seguridad personal.

La mejor alternativa siempre será acudir a un taller de bicicletas en Madrid donde los expertos pueden hacerse cargo y asesorarte al respecto. Una presión adecuada  te permitirá desplazarte de forma cómoda y segura, impidiendo que sufras algún accidente, desviación o caída motivada a la ausencia de suficiente aire dentro de las mismas. Se trata de detalles que marcan una gran diferencia.

¿Cómo saber la presión correcta para las ruedas de tu bicicleta?

La opción más sencilla es, naturalmente, visitar un taller de bicicletas. Allí podrás solventar este inconveniente en cuestión de minutos. Por supuesto, esto implicará un gasto adicional, pero verás que a la larga resulta una muy buena inversión.

Este tipo de gastos son de carácter preventivo. Puedes programar revisiones de modo que no sea solo la presión de las ruedas lo único que verifiquen y con ello asegurarte del funcionamiento integral de tu bicicleta.

No obstante, es precisamente la verificación de los neumáticos una de las partes más importantes de las revisiones periódicas. La adecuada presión puede evitarte una gran cantidad de accidentes y/o averías recurrentes.

Por esta razón, después de hacer esta revisión  con un taller de confianza, podrás notar que realmente el gasto es menor a lo que te costaría saldar un refacción por cuenta propia una vez que se averíe tu bicicleta.

Efectos negativos de una presión inadecuada

Antes de pasar a mencionarte qué puedes hacer por cuenta propia, recapitulemos sobre los efectos negativos de una presión inadecuada de las ruedas de tu bicicleta. Lo esencial que debes comprender es que la misma no debe ser ni demasiado baja ni demasiado elevada.

En primer lugar, una presión demasiado baja de las ruedas llevará a que la bicicleta en general se sienta más pesada. Por supuesto, la capacidad de desplazamiento estará sumamente reducida, haciendo que el esfuerzo de movimiento se equipare al peso neto que sumas tú con la bicicleta.

En segundo lugar, cuando la presión es demasiado elevada, la bicicleta no se siente pesada pero en cambio se hace menos maniobrable y se presenta la sensación de nerviosismo. Cualquier movimiento se refleja de sobremanera en la dirección de la bicicleta.

Comprender estos dos principios te llevará a conocer, poco a poco, la cantidad de presión adecuada, incluso cuando tu mismo estés llenando de aire cada uno de las ruedas de tu bicicleta.

Mantenimiento de la bici de montaña - EnBici

Ensayo y error

Ahora bien, una vez que conoces los efectos que uno y otro extremo generan en la experiencia de conducir tu bicicleta, ya estás en capacidad de evaluar tu mismo, si los cauchos están correctamente o no inflados.

Por supuesto, esto no significa que para probar la bicicleta debas salir a dar algunas vueltas. Solo con recorrer unos pocos metros podrás determinar si le falta o sobra presión a las ruedas de tu bicicleta. En consecuencia, de esa manera sabrás si retirar o introducir un poco de presión.

Experimentando la pesadez (por falta de presión) o la dificultad de maniobra (por exceso) podrás determinar si es necesario liberar o agregar aire dentro de los cauchos. Puede que incluso, procediendo de esa manera, seas capaz de determinar la rueda específica que presenta la falla.

Algunos factores a considerar

Hay algunos factores que debes tener en consideración en cuanto a las ruedas de tu bicicleta. Por ejemplo, en la medida en que la pista en la cual vas a desplazarte es más lisa, puedes agregar un poco más de presión a los cauchos. También cuando las ruedas son más delgadas soportan un poco más de presión.

Sucede lo inverso cuando el ciclista es ligero. En la medida en que este es menos pesado podrás reducir la presión de las ruedas sin ningún inconveniente. Las ruedas tipo tubeless, también conocidas como ruedas sin cámara, funcionan mejor a presiones bajas.

Por supuesto, en ambos casos, a pesar de las consideraciones hechas, no conviene abusar en ninguno de los extremos. En estos casos también una rueda con demasiada presión puede ocasionar problemas de maniobra, y una rueda demasiado desinflada, puede ocasionar que la bicicleta se sienta muy pesada.

Se tratan, por lo tanto, de meras acotaciones que pueden servir en casos muy puntuales. Lo correcto sigue siendo procurar el equilibrio de la presión en la medida de lo posible. Es decir, aunque poseas ruedas tipo tubeless, no conviene ir con los cauchos con una presión muy baja, porque de igual manera tendrás que esforzarte el doble para desplazarte en pequeños trechos.

El papel de los estudios biomecánicos

Por último hay que mencionar la relevancia de los estudios biomecánicos. Con este tipo de estudios se determina toda clase de elementos y medidas de las piezas de las bicicletas. Es de igual forma factible determinar la presión adecuada de las ruedas según el peso del ciclista.

Así como a menor peso es posible reducir la presión, a mayor peso se tenderá a elevar la presión un poco más por encima de la media. Este tipo de precisiones no suelen aplicarse, pero en determinados casos pueden ser determinantes para mejores resultados.

Cuidando de estos detalles no solo elevarás la comodidad, bien sea que andes en una bicicleta de montaña o bicicleta urbana, podrás desplazarte con mayor seguridad haciendo un esfuerzo menor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *